7 claves zen para mejorar tu productividad

 

Hoy te traigo 7 ideas para que logres ser mucho más productiva en tu día a día, pero como siempre digo ¡sin perder tu paz interior!

 

Ser productiva no significa ser ni una super woman ni tener que llegar a todo. Yo siempre apuesto por la productividad slow, es decir, prefiero hacer menos cosas y las que haga que sean de mayor calidad y que me llenen más.

 

En este post te cuento todos mis secretos que pongo en práctica cada día para llevar mi trabajo al día. La verdad que estos consejos me venían de perlas cuando compaginaba mi tesis doctoral con mi trabajo como guía de meditación.

 

Espero que estos tips te sirvan tanto como me han servido a mí.

 

¡Comencemos!

 

¿Por qué nos dispersamos, nos baja la energía y la productividad desciende hasta el infinito y más allá?

La dispersión mental es muy frecuente, le pasa a mucha gente, así que no te sientas mal ni culpable porque sientas que en tu mente tienes mil cosas y no te puedes centrar en lo importante.

 

Estamos continuamente expuestas a muchos estímulos tecnológicos, a un exceso de información por muchos medios diferentes y gran parte de esta información que llega a nosotras suele ser negativa, de muertes, accidentes, triste y llena de inseguridades.

 

Y como nos queremos enterar de todo, estar entretenidas y no perdernos nada, saltamos de una información a otra convirtiéndonos en grandes consumidoras de información. Y esto provoca un alto grado de distracción.

 

La mayor parte del día funcionamos en piloto automático. Realizamos muchos hábitos que están aprendidos y automatizados, reaccionando a los estímulos que percibimos con los 5 sentidos y a los miles de pensamientos que pasan por nuestra mente.

 

En lugar de ser conscientes de cada acción que realizamos y ser proactivas, reaccionamos a la realidad que percibimos en piloto automático.

 

Esto provoca que la mente esté constantemente pensando y creando su propia historia, recordando el pasado y proyectándose en el futuro. Es decir, saltando como un mono de rama en rama según los mecanismos que tengamos aprendidos.

 

Es agotador. Simplemente, agotador.

 

¿Cómo evitar la dispersión mental para lograr ser productiva?

Para mejorar tu productividad lo primero que te propongo, antes de entrar en las 7 claves para ser más productiva, es meditar. Meditar te va a ayudar a controlar los pensamientos y a reducir el volumen de tu radio mental, y, por lo tanto, dejarás de vivir en piloto automático para disfrutar de una mente más proactiva.

 

Al entrenar la mente con la meditación nos sentimos con un mayor estado de bienestar, porque estamos activando áreas del neocórtex implicadas con el aprendizaje, estimulando el cerebro límbico para que genere nuevos estados emocionales relacionados con la relajación y activando los ganglios basales del cerebelo para crear el hábito de foco, productividad y mente despejada.

 

Si quieres saber los efectos de la meditación en el cerebro y adentrarte en la neurociencia de la meditación pásate por este post que escribí hace unas semanas.

 

 

Primer consejo. Descansa activamente y haz pausas durante el día.

Para minimizar el agotamiento físico y mental es recomendable dormir las horas recomendadas, quizás incluso dormir una siesta y realizar los descansos adecuados durante el día. Esto te ayudará a reducir el estrés y el nerviosismo, a sentirte con mayor energía, más concentración y por lo tanto a ser más productiva.

 

Pero ¿qué dicen los expertos al respecto?

 

La Academia Estadounidense de Medicina del Sueño y la Sociedad de Investigación del Sueño recomiendan que los adultos deben dormir 7 o más horas por noche de manera regular para promover una salud óptima.

 

Además, el articulo “The perfect nap” publicado en la revista Advances in Management sugiere que la siesta de 20-30 minutos durante la tarde ha sido probada científicamente para mejorar la concentración, aumentar la productividad y la creatividad [1].

 

En diversos estudios se ha evaluado cada cuánto tiempo se debe de hacer una pausa para evitar los errores en el trabajo y la falta de concentración. Según estos estudios, se recomienda hacer una pausa de 10 minutos cada 60 minutos de trabajo [2].

 

Tienes que saber que tu cerebro alterna ciclos de tiempo de concentración con momentos de descanso. Por este motivo, nuestra capacidad de atención puede disminuir si estamos más de una hora realizando la misma tarea. Y si esta tarea implica un aprendizaje, puede que este tiempo se reduzca. Es importante conocer tus necesidades de descanso y tomarte pausas para relajar tu mente durante el día, así cuando retomes la tarea te podrás concentrar mejor y ser más productiva.

 

Te propongo hacer esta micropausa diaria cuando necesites descansar en medio de tu día, no te llevará más de 1 minuto.

   

Segundo consejo. Administra bien tu tiempo

Un buen hábito diario es tener una agenda donde planificarte el día, tanto las tareas profesionales como las personales.

 

Es importante que puedas clasificar las tareas entre importantes, urgentes. Además, esta clasificación te ayudará a delegar.

 

Si quieres aprender a gestionarte el tiempo de manera consciente, asertiva y siguiendo la productividad slow pásate por este artículo que escribí hace unas semanas.

 

 

Tercer consejo. Cuidado con la procrastinación

Hay tareas que dan más pereza que otras, y las vamos postponiendo. No obstante, si tienes tu preciosa agenda organizada vas a ser más consciente del tiempo que necesitas invertir en lo que estás procrastinando, y a realizarlo más pronto que tarde.

 

La verdad es que cuando no nos sentimos motivadas con los objetivos que hemos escrito en nuestra agenda, los postergamos. Una alternativa que puedes considerar si te está pasando esto es reconsiderar tus objetivos, incluso reformularlos para que sean más realistas y adaptados a tu vida. Como siempre te pido, sé amorosa contigo misma.

 

Cuarto consejo. Evita la multitarea

La multitarea genera dispersión mental. Así de simple.

 

Imagina un ordenador con 20 ventanas del navegador abiertas, 10 programas funcionando a la vez, y 10 documentos abiertos. A no ser que tengas una super computadora, tu ordenador va a empezar a ir más lento hasta incluso puede saturarse y quedarse colgado.

 

Pues a ti te puede pasar lo mismo que al mejor ordenador si quieres hacer 20 cosas a la vez. Es decir, vas a dedicar menos energía a cada cosa, menos concentración, menos foco y entonces, puede que el resultado no es el que esperabas. Al final, te sentirás saturada y con necesidad de hacer un reset.

 

Si te sientes saturada, con la mente dispersa, y te cuesta concentrarte en una cosa, la meditación te ayuda a reiniciarte y a restaurar tu energía vital.

 

Pero recuerda, la multitarea va a bajar tu energía vital. Sé amorosa contigo, y cuida tu higiene mental, física y emocional centrándote en una cosa a la vez.

 

Quinto consejo. Promover el bienestar mental con técnicas de meditación

La meditación puede aumentar tu productividad hasta un 20%.

 

Cuando la mente está continuamente dando saltos entre lo que pasó en el pasado y lo que desea o teme del futuro no está viviendo el momento presente. Este tipo de pensamientos errantes provoca que no estemos totalmente enfocados en lo que estamos haciendo y nuestra productividad baja en picado. Por lo tanto, no tenemos el control de nuestra mente. El tener voluntad sobre nuestra mente se puede adquirir con un entrenamiento mental, por ejemplo, a través de la meditación.

 

Como te comentaba antes, al entrenar la mente con la meditación nos sentimos con un mayor estado de bienestar, aprendemos a crear el hábito de foco, productividad y mente despejada.

 

Sexto consejo. Evitar “los ladrones del tiempo”

Los ladrones de tiempo son todas aquellas distracciones que interrumpen tu concentración.

 

Por ejemplo: mirar continuamente las redes sociales, el WhatsApp, llamadas de teléfono, etc.

 

Para evitar los ladrones del tiempo, hay que aprender a ponerles límites saludables. Es decir, aprender a decir no y respetarte.

 

Cuando estés realizando una tarea que merezca toda tu atención, enfócate en ella y evita todas esas distracciones que sean innecesarias y que perturben tu momento de productividad. De esta manera, estás respetándote a ti misma.

 

Séptimo consejo. Prémiate por los logros

¿Cuántas veces nos “olvidamos” de premiarnos cuando conseguimos una meta, un logro, un objetivo? Cada día cumples metas, aunque sean pequeñas.

 

Recuerda premiarte a diario. Un automasaje relajante, un ratito a solas contigo, una meditación guiada, leer un libro inspirador que te conecte con el buen humor. Sirve todo aquello que nutra tu alma y te haga feliz.

 

Ejercicio para mejorar tu productividad

La meditación es una herramienta multiuso, porque nos va a ayudar a:

 

Centrar nuestra mente en el momento presente, sin saltar al pasado y al futuro.

 

Regular nuestras emociones.

 

Profundizar en los recovecos de la personalidad para autoconocerte más profundamente y deshacer nudos y creencias que puedan estar bloqueándote en este momento.

 

La meditación la podemos aplicar a muchas facetas de la vida:

 

Para comenzar el día con la mente despejada.

 

Para regalarte momentos de oasis mental durante el día.

 

Para combatir el insomnio, descansar mejor por la noche y sentirte con más energía al día siguiente.

 

Meditar no requiere de ninguna edad, condición física ni dones especiales, tan solo el deseo de entrar en la práctica de manera regular para tener resultados efectivos.

 

Te comparto en el siguiente vídeo una meditación guiada para que te ayude a superar la dispersión mental.

 

Con este ejercicio te invito a relajarte antes de ir a dormir, para que descanses mejor y te despiertes con la mente más descansada y clara.

 

De esta manera te das la oportunidad de relajar la mente, las emociones y también abandonar hábitos estresantes y no beneficiosos que hayas podido acumular durante el día.

   

¿Quieres descargarte esta meditación guiada? Escríbeme en la caja de suscripción que encontrarás a continuación tu email para que te la pueda enviar. Además, al dejarme tu email podrás recibir emails exclusivos con consejos sobre hábitos saludables muy útiles y fáciles de llevar a cabo.

   

 

Tus datos serán tratados de acuerdo a la política de privacidad, faltaría más, y puedes consultar todos los detalles acerca de tu privacidad aquí. Te hago un resumen de la información básica de protección de tus datos: Yo, María Teresa Valderas Yamuza, soy la que te enviaré todos los correos con la finalidad del envío de mis publicaciones así como correos comerciales. La legitimación es gracias a tu consentimiento. Tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de email marketing Mailerlite. No serán cedidos a terceros, ni utilizados para otros fines que no sean los expuestos anteriormente. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación o suprimir tus datos.

 

Espero que este artículo sobre cómo mejorar tu productividad te inspire a poner en práctica aquellos consejos que más te puedan funcionar.

 

Si te apetece puedes dejarme un comentario con tu experiencia, comentarios o sugerencias.

 

Un abrazo inmenso,

 

Maite

 

Referencias científicas:

[1] Autumn Murphy, Monica Hassing, Jitendra Mishra, Bharat Mishra, Advances in Management, Indore,Vol.9,Iss.4, pp: 1-8, 2016.

 

[2] Parimal Kopardekar, Anil Mital, the effect of different work-rest schedules on fatigue and performance of a simulated directory assistance operator’s task, Ergonomics, Volume 37, pp 1697-1707- Issue 10, 2007.

 

Post a Comment

  He leído y acepto la política de privacidad.

Responsable del fichero: María Teresa Valderas Yamuza. Finalidad: envío de mis publicaciones así como correos comerciales. La Legitimación es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de email marketing Getresponse, alojada en EEUU y suscrita al EU PrivacyShield. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos enviando un email a maite@maitevalderas.com o ante la Autoridad de Control. Encontrarás más información en la política de privacidad.