Los efectos de la meditación en el cerebro

 

¿Te gustaría adentrarte de mi mano en la neurociencia del cerebro mientras meditas?

 

¡Me resulta tan apasionante nuestro mundo interior! Tanto el que podemos investigar y extraer resultados científicos, como el más intangible y el cual la ciencia todavía no ha sabido avanzar en la frontera del conocimiento, el alma.

 

¿Empezamos a bucear en nuestro cerebro? ¡Vamos allá!

 

Hay muchos estudios científicos que demuestran los beneficios de meditar, como son:

 

Reducción del estrés y de la ansiedad.

Equilibrio del sistema nervioso, endocrino e inmune.

Regulación de la presión arterial.

Mejora la productividad.

Reduce el absentismo laboral.

Aumento de la inteligencia y de la empatía.

Reducción del dolor muscular y el de articulaciones.

 

Por todos estos beneficios en el organismo los profesionales de la salud recomiendan practicar meditación como complemento de sus indicaciones terapéuticas.

 

La función del cerebro en el organismo.

Vamos a profundizar en lo que le sucede a tu mente mientras meditas comprendiendo el funcionamiento del cerebro.

 

El cerebro está formado por miles de millones de neuronas y es el centro de control de todo el cuerpo.  

Es el encargado del funcionamiento del pensamiento, la memoria, las emociones, el lenguaje, la inteligencia, la conducta, procesa la información que le llega a través de los sentidos, controla y coordina el movimiento, además de regular funciones corporales relacionadas con la homeostasis como el latido cardíaco, la presión sanguínea y la temperatura corporal.

 

Para realizar todas estas acciones de control en el cuerpo, el cerebro produce impulsos eléctricos que viajan a través del sistema de neuronas y de esta manera transmite la información determinada para que se realice una acción concreta. Estos impulsos eléctricos que produce el cerebro generan ritmos conocidos como ondas cerebrales y pueden ser medidas mediante un electroencefalograma.

 

¿Qué tipos de ondas cerebrales existen?

Hay cinco tipos de ondas cerebrales: gamma, beta, alta, theta y delta. Todas ellas suceden al mismo tiempo, aunque siempre hay una que predomina. Hay múltiples estudios que relacionan las ondas cerebrales con los estados de consciencia, como estados de alerta, relajación, hipnosis, sueño profundo, etc.

 

A continuación, te explico las ondas cerebrales de mayor a menor actividad:

 

Las ondas gamma predominan mientras estamos despiertos en momentos de máxima concentración, euforia, éxtasis, excitación o estrés. Su frecuencia se sitúa alrededor de los 30-90 Hz.

 

Las ondas beta predominan cuando estás despierto y tu cerebro capta la información a través de los sentidos para integrar la información del entorno exterior. Es decir, tenemos los ojos abiertos e implica actividad mental como hablar, estudiar o aprender. Su frecuencia oscila entre los 14-30 Hz.

 

Las ondas alfa predominan cuando desciende la actividad cerebral mientras seguimos en estado de vigilia, es decir, estamos despiertos y relajados. En este estado, comenzamos a desconectarnos del mundo exterior y estamos más en contacto con nuestro mundo interior. Y también empiezas a moverte de la mente analítica para empezar a adentrarte en la mente subconsciente. Su frecuencia oscila entre los 8 y 14 Hz.

 

Las ondas theta predominan cuando estamos profundamente relajados o en estado de meditación. Es un estado de ondas cerebrales más lento, donde el cuerpo está muy relajado, casi en estado dormido, aunque tú estás despierto. Es decir, eres consciente de tu mente subconsciente. La frecuencia en estado theta oscila entre los 4 y 8 Hz. En este estado es donde podemos conectar con una gran inspiración profunda, libre flujo de ideas, creatividad, y acceder a nuestros programas subconscientes.

 

Las ondas delta se generan antes del sueño profundo. En este estado el cuerpo está dormido y hay poca actividad en la mente consciente, por lo que la frecuencia en este estado delta oscila entre 1.5 y 4 Hz.

 

En el siguiente gráfico te presento un esquema de las ondas cerebrales:

 
 

Durante el sueño se generan ciclos de 90 minutos en los cuales hay cuatro fases que se van sucediendo, entre ellas uno de gran actividad cerebral denominado REM.

 

En el proceso de dormirse la predominancia de las ondas cerebrales suceden de beta, pasando por alfa, pasando por theta para progresivamente llegar a delta. Y en el proceso de despertarse también se suceden a la inversa progresivamente.

 

¿Qué ocurre en el cerebro durante la meditación?

Durante la meditación, tal y como he comentado antes, se entra en un estado de ondas cerebrales theta.

 

En el estado theta habita la mente subconsciente, y por lo tanto, la consciencia fluye naturalmente del neocórtex al cerebro límbico. El cerebro límbico es el encargado de las emociones y del sistema nervioso autónomo.

 

El sistema nervioso autónomo controla todas las funciones involuntarias del cuerpo como la frecuencia cardíaca, la frecuencia respiratoria, el equilibrio bioquímico (homeostasis), la digestión, etc. Es decir, el sistema nervioso autónomo controla nuestra vida interior automática.

 

Por lo tanto, durante la meditación estamos en contacto con nuestra mente subconsciente relajada, y desde ese estado de quietud estamos ayudando a que el sistema nervioso autónomo se equilibre y trabaje en armonía y coherencia en todo nuestro organismo. Es decir, estamos ayudando a que se reduzcan las hormonas de estrés, a que la frecuencia cardíaca sea óptima, a tener menos ansiedad y estrés que puede acabar derivando, en casos extremos, en una depresión o en un burn out.

 

¿Cómo condicionan los estados de conciencia tus pensamientos?

Podríamos decir que cada uno de estos estados de consciencia, o sea cada uno de estos patrones de ondas cerebrales, condiciona nuestros pensamientos.

 

Por ejemplo, si estamos estresados vamos a ver una situación de una determinada perspectiva, en cambio, si estamos relajados, calmados, en un ambiente distendido vamos a ver la misma situación o problema desde una perspectiva más amable. De esta manera los diferentes estados de consciencia condicionan nuestra visión de nosotros mismos y del mundo.

 

Me gustaría citar una frase de Einstein donde decía «Los problemas no se pueden solucionar en el mismo nivel de conciencia en el que fueron creados».

 

A mi esta frase me sugiere que la práctica de meditación o la relajación es un estado de consciencia a experimentar para conectar con tu sabiduría inteligente interior y desde allí buscar nuevas perspectivas para resolver tus problemas con sabiduría. A este estado podemos llegar a través de la meditación, la relajación profunda, el canto de mantras, o escuchando música que nos eleve.

 

Descárgate la meditación guiada gratuita: Mar en Calma.

Si después de leer este artículo te apetece empezar a meditar, te invito a que te descargues esta meditación guiada gratuita para conectar con la serenidad y la paz en tu interior.

 

Escríbeme en la caja de suscripción que encontrarás a continuación tu email para que te la pueda enviar. Además, al dejarme tu email podrás recibir emails exclusivos con consejos sobre hábitos saludables muy útiles y fáciles de llevar a cabo.

   

Tus datos serán tratados de acuerdo a la política de privacidad, faltaría más, y puedes consultar todos los detalles acerca de tu privacidad aquí. Te hago un resumen de la información básica de protección de tus datos: Yo, María Teresa Valderas Yamuza, soy la que te enviaré todos los correos con la finalidad del envío de mis publicaciones así como correos comerciales. La legitimación es gracias a tu consentimiento. Tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de email marketing Mailerlite. No serán cedidos a terceros, ni utilizados para otros fines que no sean los expuestos anteriormente. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación o suprimir tus datos.

 

Espero que este artículo sobre los efectos de la meditación en el cerebro te inspire a adentrarte más profundamente en tu práctica meditativa.

 

Si te apetece puedes dejarme un comentario con tu experiencia, comentarios o sugerencias.

 

Un abrazo,

 

Maite

Post a Comment

  He leído y acepto la política de privacidad.

Responsable del fichero: María Teresa Valderas Yamuza. Finalidad: envío de mis publicaciones así como correos comerciales. La Legitimación es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de email marketing Getresponse, alojada en EEUU y suscrita al EU PrivacyShield. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos enviando un email a maite@maitevalderas.com o ante la Autoridad de Control. Encontrarás más información en la política de privacidad.