Armoniza tu ciclo menstrual con la meditación

 

El estrés puede crear alteraciones en nuestro ciclo menstrual.

 

Para entender cómo puede afectar el estrés a nuestra menstruación tenemos que adentrarnos en el apasionante mundo del sistema neuroendocrino. Y más concretamente vamos a sumergirnos en el eje hipotálamo-hipofisario-gonadal y las alteraciones que sufre cuando nos sentimos estresadas.

 

¿Cómo funciona el eje hipotálamo-hipofisario-gonadal?

Vamos a comenzar por el principio y vamos a ir paso a paso para que esta lectura te resulte amena, clarificadora y sobre todo te aporte herramientas para armonizar tu ciclo menstrual reduciendo tu estrés.

 

El hipotálamo y la hipófisis están en el cerebro y forman parte del sistema nervioso central. Las gónadas hay de dos tipos: femeninas (ovarios) y masculinas (testículos). Nos centraremos en los ovarios.

 

Empezamos por la primera pieza de este eje neuroendocrino, el hipotálamo. En el hipotálamo se fabrica la hormona liberadora de gonadotropina, que se resume en sus siglas como GnRH.

 

La hormona GnRH inicia un viaje trepidante desde el hipotálamo hasta la hipófisis. En la hipófisis hay unos receptores esperándola, y cuando se encuentran se unen, y su anhelada unión es el detonante para que la hipófisis libere dos hormonas: la hormona luteinizante (LH) y la hormona folículo estimulante (FSH).

 

La LH y la FSH inician un largo viaje hasta los ovarios y juegan un papel clave en su funcionamiento durante nuestro ciclo menstrual. Vamos a ver cuál es el maravilloso papel de cada una de ellas.

 
 

Descubre cómo funciona tu ciclo menstrual.

El ciclo menstrual consta de cuatro fases: preovulatoria, ovulatoria, premenstrual y menstrual.

 
 

Fase preovulatoria:

 

Durante esta fase, la hormona FSH ayuda a madurar los folículos ováricos para que se pueda formar el óvulo, nuestra reina protagonista en la fiesta de la fecundación. También va a ayudar a que se produzcan estrógenos de tipo estradiol. El estradiol es el estrógeno que domina en la primera mitad del ciclo menstrual, es decir desde que empieza la menstruación hasta que ovulamos. Y, además, mantiene a la hormona LH a raya hasta la ovulación.

 

Fase ovulación:

 

En ciclos de 28 días la ovulación ocurre hacia la mitad del ciclo, pero en ciclos más largos la ovulación tiene lugar 14 días antes del final del ciclo menstrual.

 

Cuando llega el momento de la ovulación el estradiol le envía un mensaje a la hipófisis para que produzca la hormona LH, y ésta da el pistoletazo de salida para la ovulación. Esta hormona induce a que el folículo que guarda el óvulo se abra y nuestra reina de la fiesta se ponga sus tacones de baile y eche a rodar trompas de Falopio a bajo. Y también se encargará de que se produzca el estradiol.

 

Fase premenstrual:

 

Después de la ovulación, ambas hormonas, la FSH y la LH, hacen que el folículo que guardaba el óvulo se transforme en el cuerpo lúteo, el cual segrega progesterona. La progesterona será la hormona estrella de la fecundación ya que propiciará que nuestro útero sea receptivo para la implantación del óvulo fecundado. Por lo tanto, sus niveles serán mayores en la segunda mitad del ciclo menstrual, es decir desde que ovulamos hasta que nos viene la regla.

 

Fase menstrual:

 

Si no nos hemos quedado embarazadas, los niveles de progesterona descenderán y de manera gradual el tejido que recubre la parte interna del útero comienza a desintegrarse y así comienza la fase menstrual.

 

¿Por qué el estrés puede alterar tu ciclo menstrual?

El estrés puede alterar no solo nuestro ciclo menstrual, sino que también puede alterar nuestra fertilidad, y acrecentar los síntomas del síndrome premenstrual.

   

Y para comprenderlo vamos a fijarnos en las hormonas estrógeno y progesterona. Ambas hormonas tienen un antecesor común, el colesterol.

 

Por un lado, en el ovario el colesterol se transforma en progesterona, la progesterona se transforma en andrógenos y los andrógenos a través de la enzima aromatasa se transforman en estrógenos.

 

Todas estas transformaciones se producen a través de unas modificaciones enzimáticas en el ovario y de manera ordenada. Es decir, tal y como he comentado antes, en la primera fase del ciclo predominan los estrógenos y en la segunda mitad la progesterona.

 

Por otro lado, en las glándulas suprarrenales también hay una transformación de colesterol a progesterona y ésta se transforma en cortisol, la famosa hormona del estrés.

   

Cuando nos sentimos muy estresadas transformamos mucha progesterona en cortisol.

 

Y el cortisol tiene dos efectos negativos sobre nuestro ciclo menstrual.

 

Por un lado, el cortisol hace que desciendan los niveles de la hormona GnRH que produce el hipotálamo, tal y como te explicaba más arriba. Esta hormona es muy importante para que se produzcan correctamente las hormonas que regulan nuestro ciclo menstrual, la LH y la FSH.

 

Y, por otro lado, el cortisol hace que suban los niveles de insulina. Y la insulina aumenta la producción de andrógenos y aumenta la actividad de la enzima aromatasa, produciendo mayor cantidad de estrógenos. Por lo tanto, se crea un desequilibrio entre la concentración de estrógenos y progesterona. Este desequilibrio debido al exceso de estrógenos y falta de progesterona va a provocar que tengamos más síntomas en el síndrome premenstrual.

 
 

Tu diagrama menstrual es tu herramienta de autoconocimiento.

Como te he explicado en los puntos anteriores de este artículo, en cada ciclo menstrual nuestro cuerpo experimenta una serie de cambios internos debido a nuestro ritmo hormonal.

 

Estos cambios pueden ser desde cambios en la temperatura corporal, capacidad de concentración, peso, retención de líquidos, consistencia del flujo vaginal, percepción del entorno, etc.

 

Cada mujer experimenta de manera diferente estos cambios a lo largo de su ciclo, y por ello es interesante tomar conciencia de cómo te afecta a ti particularmente.

 

Para entender tus propios cambios que experimentas a lo largo de tu ciclo y cómo puedes ayudarte a armonizarlos es interesante que organices tus sensaciones físicas, mentales y emocionales en un diagrama menstrual.

 

Para confeccionar tu diagrama menstrual me he inspirado en el libro Luna Roja de Miranda Grey que te animo a leer si aún no lo has hecho.

 

Tu diagrama menstrual consiste en dibujar una circunferencia y dividirla en los días que dure tu ciclo menstrual.

 
 

Después, puedes numerar cada división según el número de divisiones que hayas puesto. El día 1 corresponde al primer día de regla. Al lado del número que corresponde a tu ciclo puedes poner el día y mes en curso.

 

Te recomiendo que cada día te tomes 5 minutitos para reflexionar sobre aspectos de ti con relación a cómo te sientes con:

 

Tu nivel de energía física: mucha o poca.

 

Tus emociones: alegre, expansiva, maternal, introspectiva, sensible, empática, irritable, intuitiva, facultades psíquicas, enfadada, tranquila, triste, creativa, …

 

Tu salud: cansada, necesidad de antojos, hinchada, dolor, necesidad de dormir, calidad del sueño, deportiva, …

 

Tus sueños: recurrentes, sexuales, proféticos, interacción con personas, colores, …

 

Tu sexualidad: apática, activa, sensual, dominante, pasiva, cariñosa, …

 

Manifestaciones de tu personalidad: creativa, intuitiva, organizadora, concentrada, dispersa, maternal, espiritual, …

 

Y anota en el día que toque algunas palabras que resuman cómo te sientes.

 

También puedes colorear los días que te hayas podido sentir de manera similar, o que tengan cosas en común. La verdad que no hay una manera única o correcta de realizar el diagrama menstrual, por lo que puedes sentirte libre de crear e innovar la manera que sea adecuada para ti.

 

También puedes anotar en tu diagrama las fases de la luna y observar si te influye las fases de la luna.

 

¿Cómo puedes armonizar tu ciclo menstrual?

Gracias a tu diagrama menstrual vas a poder llevar un registro de tus sensaciones físicas, emocionales y mentales a lo largo de tu ciclo.

 

Cuando hayas completado un mínimo de 3 meses podrás empezar a ver patrones que se repiten a lo largo de tu ciclo.

 

Pero aquí viene lo más importante para armonizarlo. Podrás identificar qué días sí o sí necesitas hacer un break y reducir el estrés mental meditando, paseando, haciendo deporte, cantando, cocinando, o lo que a ti te ayude para reducir el estrés. Es decir, cuando identifiques días en los que se repite el patrón de tristeza, enfado, sentirte con menos energía, que duermes peor puedes realizar tu práctica de meditación para ayudarte a equilibrar tus emociones y relajar tu mente.

 

¡Es una herramienta muy potente! Realmente, a mí me ha aportado mucho autoconocimiento de mis ciclos.

 

Próximamente de contaré más información sobre tu ciclo menstrual que complementará lo que has aprendido en este post.

 

Empieza a armonizar tu ciclo menstrual gratis y desde casa

Como te comentaba antes, la meditación se puede convertir en tu mejor aliada para empezar a armonizar tu ciclo menstrual.

 

Si te apetece descargarte la meditación Mar en Calma para tenerla en el móvil, y así tenerla siempre a mano para cuando más necesites relajarte, escríbeme en la caja de suscripción que encontrarás a continuación tu email para que te la pueda enviar. Además, al dejarme tu email podrás recibir emails exclusivos con consejos sobre hábitos saludables muy útiles y fáciles de llevar a cabo.

   

Tus datos serán tratados de acuerdo a la política de privacidad, faltaría más, y puedes consultar todos los detalles acerca de tu privacidad aquí. Te hago un resumen de la información básica de protección de tus datos: Yo, María Teresa Valderas Yamuza, soy la que te enviaré todos los correos con la finalidad del envío de mis publicaciones así como correos comerciales. La legitimación es gracias a tu consentimiento. Tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de email marketing Mailerlite. No serán cedidos a terceros, ni utilizados para otros fines que no sean los expuestos anteriormente. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación o suprimir tus datos.

 

Espero que este artículo sobre cómo armonizar tu ciclo menstrual gracias a la meditación te haya resultado práctico y útil para conocer un poquito mejor tus cambios internos a lo largo de tu ciclo, y también para saber cómo puedes ayudarte a ti misma en los momentos que te sientas más estresada.

 

Si te apetece puedes dejarme un comentario con tu experiencia, comentarios o sugerencias.

 

Un abrazo,

 

Maite

Post a Comment

  He leído y acepto la política de privacidad.

Responsable del fichero: María Teresa Valderas Yamuza. Finalidad: envío de mis publicaciones así como correos comerciales. La Legitimación es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de email marketing Getresponse, alojada en EEUU y suscrita al EU PrivacyShield. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos enviando un email a maite@maitevalderas.com o ante la Autoridad de Control. Encontrarás más información en la política de privacidad.